LONDRES, Reino Unido- A tan solo 10 meses de haber dado a luz a su primogénita, Alexis Olympia Ohanian Jr., la tenista estadunidense Serena Williams regresó la final de un Grand Slam, tras imponerse este jueves 12 de julio en semifinales de Wimbledon a la alemana Julia Goerges.

Foto: Twitter

Williams, siete veces campeona de Wimbledon, derrotó sin contemplaciones y sin contratiempos a Goerges por parciales de 6-2 y 6-3 en juego exprés con duración de una hora con 10 minutos.

Como dictan los números, el partido no tuvo demasiada historia ante el claro dominio de la poseedora de 23 Grand Slams en su palmarés.

Serena, de 37 años, concretó un 62% en su primer servicio para un excelente 87% de puntos ganados con el mismo y 47% con el segundo, además de un total de 60 puntos ganados en total.

Goerges, por su parte, no las tuvo todas consigo al estancarse con un 58% en su primer servicio para un 59% de puntos ganados y solo 43% con el segundo. En el renglón de los puntos ganados sumó 40.

Gracias a esta ansiada victoria, Williams se encuentra a un triunfo de emular los 24 títulos de la australiana Margaret Court, como las máximas ganadoras de Grand Slam en la historia del tenis femenino.

En la gran final de Wimbledon 2018, Serena Williams se medirá ante la alemana Angelique Kerber, que en su llave de semifinales venció por doble 6-3 a la letona Jelena Ostapenko.

El juego de este sábado será la segunda final en el All England Club entre ambas tenistas. En la edición del 2016, Williams se coronó al derrotar a Kerber por parciales de 7-5 y 6-3.