Los Sultanes de Monterrey derrotaron 3-2 a los Guerreros de Oaxaca en el sexto juego de la Serie del Rey 2018.2 de la LMB.
Agustín Murillo, Jugador Más Valioso de la Serie del Rey 2018.2, levantó la Copa Zaachila, que representa el décimo título de los regios en la historia de la LMB (Foto cortesía @LigaMexBeis).

MONTERREY – Ramiro Peña pegó el hit del campeonato y los Sultanes de Monterrey vinieron de atrás para vencer 3-2 a los Guerreros de Oaxaca para ganar en seis juegos la Serie del Rey 2018.1 de la Liga Mexicana de Beisbol.

Para los Sultanes fue el décimo campeonato de su historia y el primero en 11 años para cortar una racha de 3 series finales perdidas, para unirse a los Diablos Rojos del México y a los Tigres de Quintana Roo como los tres únicos que han ganado 10 ó más campeonatos de la LMB.

Sultanes tuvo que venir de atrás 2 veces en este partido. La tribu bélica comenzó ganando 1-0 en la segunda entrada con sencillo productor de Alejandro González para impulsar a Samar Leyva. Sin embargo, en el cierre de la cuarta, José Amador empató con fly de sacrificio para que Agustín Murillo anotara en “pisa y corre”.

Mientras tanto, se estableció un duelo monticular entre Ruddy Acosta, de los Guerreros, y Anthony Vásquez, de los Sultanes. Fue en el octavo rollo que la tribu zapoteca se volvió a irse al frente con un wild pitch de Vásquez, que permitió a González llegar a la registradora con el 2-1 para los visitantes.

Sin embargo, en el cierre de ese octavo acto, con hombre en tercera base, Murillo levantó fly de sacrificio contra el relevista Erick Casillas para impulsar al corredor emergente Marco Guzmán con la carrera del empate a 2-2.

En la novena alta, los Guerreros tuvieron la carrera de la ventaja en la intermedia con un out, sin embargo, el cerrador dominicano Wirfin Obispo ponchó a Henry Urrutia y dominó a Samar Leyva para bajar la cortina.

En el cierre, se escribió un final de locura. Ante los lanzamientos del zurdo Samuel Zazueta,  Cris Roberson pegó doble al derecho y avanzó a tercer con toque de sacrificio de Ramón Ríos. Los Guerreros llenaron la casa con pasaportes intencionales a los emergentes Yadir Drake y Arturo Rodríguez y ponchó a Julio Borbón antes de que el ex ligamayorista Ramiro Peña le pegara el imparable de la victoria ante la algarabía del Palacio Sultán que registró una asistencia oficial de 21,909 aficionados en un partido con duración de 2 horas con 49 minutos.

Obispo (2-1) se llevó el triunfo y Zazueta cargó con la derrota.