ROMA, Italia- Este miércoles dos de mayo, el Liverpool se convirtió en el segundo finalista de la UEFA Champions League, luego de caer 4-2 (global 7-6)  ante la Roma, que vendió muy cara la eliminación, en la semifinal de vuelta del máximo torneo a nivel de clubes en el mundo.

Cortesía Twitter: @ChampionsLeague

El primer aviso serio en el Estadio Olímpico de la capital italiana fue para los romanos con un disparo desde fuera del área de Alessandro Florenzi que pasó muy cerca del poste derecho del portero alemán Loris Karius.

Al 8´ la Roma equivocó una salida desde el fondo y los ingleses le hicieron pagar caro el error. Roberto Firmino condujo y descargó por derecha para que Sadio Mané ya en el área rematara ante Alisson Beceker y colocara el 0-1.

La reacción de los locales llegó de forma circunstancial gracias al autogol de James Milner. Al 14´ Stefan El Shaarawy centró por izquierda, Dejan Lovren despejó y “sin querer queriendo” la pelota pegó en Milner para de forma tragicómica acabar al fondo del arco para el 1-1.

Cumplidos los primeros 25 minutos Liverpool recuperó la ventaja con el tanto de Georginio Wijnaldum, que luego de un recentro en tiro de esquina cabeceó en el área chica para el 1-2 en la pizarra.

Antes del descanso El Shaarawy remató fuera del área y tras un desvío la pelota alcanzó a tocar el poste derecho de Karius para salvar del empate al equipo que “nunca camina solo”.

Para el segundo lapso el arbitraje le jugó malas pasadas a la Roma por dos penaltis favorables no marcados. Al 48´ Edin Dzeko fue derribado en el área por Karius pero la jugada fue invalidada por fuera de juego inexistente del bosnio.

Al 51´ Dzeko se sacó la espina luego de un mal despeje de Karius para definir de derecha cruzado el 2-2 de La Loba en el Olímpico.

Rebasada la hora de juego el arbitraje hizo de las suyas de nuevo debido a un tiro de El Shaarawy que pegó claramente en la mano de Alexander Arnold e increíblemente no se sancionó con penalti para los italianos.

El resto del partido Liverpool se dedicó a administrar la ventaja y la Roma quemó sus naves tratando de encontrar los tres goles que le dieran el boleto a la final.

Al 68´ Mohamed Salah, de juego discreto, habilitó a Firmino para que el carioca conectara al arco y Becker tapara milagrosamente el tercero de los Reds.

En los minutos finales la Roma encontró dos goles que lo dejaron a uno de una nueva “romantada” cortesía de Radja Nainggolan. Al 85´ el belga sacó un misil por abajo que tocó el poste derecho para el 3-2.

Sobre la hora Ragnar Klavan metió la mano en el área y ahora sí Damir Skomina penalizó la infracción. Nainggolan cobró con mucha clase para el 4-2 y 7-6 global.

De esta forma Liverpool confirmó su presencia por primera vez en 11 años en la final de Kiev el próximo sábado 26 de mayo, donde enfrentará el Real Madrid en busca de su sexta corona europea.