ROMA.- Hace 3 semanas, la Roma llegaba a disputar en casa el duelo de vuelta de los cuartos de final de la Champions League, con una desventaja de 3 goles (Barcelona los superó en la ida 4-1) y prácticamente eliminados, por lo menos en el pensamiento de la mayoría, menos en el de ellos mismos.

El 20 de abril se dio la hazaña y una auténtica noche mágica en la Liga de Campeones. Edin Dzeko y el par de jugadores que hicieron autogol en la ida, Danielle de Rossi y Kostas Manolas, como si se tratara de un guión de película, anotaron para empatar el impensable global y gracias al tanto de visita (factor de desempate) que marcaron en Cataluña, avanzaron a semifinales eliminando al Barca.

 

 

Ahora, las cosas curiosamente no han cambiado mucho. De nueva cuenta los italianos cayeron por tres goles de diferencia en la ida, 5-2 frente al Liverpool en Anfield, por lo que los factores principales para la vuelta se repetirán; el número de tantos con los que se encuentran por debajo en el marcador y el factor de cerrar en casa, en el “Olímpico”, de nueva cuenta con su gente y de lograr otra vez la voltereta,  sin duda alguna será la mejor Champions League de su historia.

Como gran obstáculo para “la Loba”, enfrente tendrán al jugador sensación, el egipcio Mohamed Salah, que está viviendo el mejor momento de su carrera y justamente está a días de disputar su primer Mundial, siendo también el regreso de su nación a la Copa del Mundo tras 28 años.

 

Liverpool vs. Roma
Los comandados por el alemán Jürgen Klopp, eliminaron al Manchester City en cuartos de final, uno de los favoritos al título (Foto Cortesía Twitter).

 

“El faraón” viene de ser elegido “el mejor jugador de la semana” al tener un doblete tanto de goles como de asistencias, en el primer enfrentamiento contra la Roma, que curiosamente es su exequipo.

De repetir el milagro, el conjunto dirigido por Eusebio di Francesco jugarían su segunda final de Champions (la anterior en 1984), intentando ganarla por primera vez. Entre tanto, si los “Reds” mantienen su amplia ventaja, llegarán a su octava final continental (5 ganadas y un par de derrotas), disputando la última hace 11 años, la cual perdieron frente al Milán.