ZAPOPAN, Jalisco- Las Chivas Rayadas del Guadalajara se proclamaron este miércoles 25 de abril campeonas de la CONCACAF Liga de Campeones 2018, tras vencer con drama 4-2 en penales (marcador global 3-3) al Toronto FC, pese a caer 1-2 en los 90 minutos del tiempo regular.

Foto: Twitter

El episodio final por la supremacía en la CONCACAF dio inicio con un susto del Toronto. Al 10´ Jozy Altidore recibió dentro del área y Rodolfo Cota tapó tras achicar adecuadamente.

Ocho minutos más tarde Rodolfo Pizarro volvió a demostrar su buen momento al dejar mano a mano con Alex Bono a Orbelín Pineda, que de derecha definió ante la salida del portero para el 1-0 del “Rebaño”.

Poco a poco la escuadra canadiense fue asentándose en el terreno de juego, prueba de ello fue el 1-1 de Altidore. Al 24´, en una jugada sucia, Nicolas Hasler mandó el centro raso al corazón del área para que el delantero estadunidense simplemente la mandara a guardar para el 1-1.

Antes del descanso el baldazo de agua fría cayó con fuerza en el Estadio Akron por cortesía de Sebastian Giovinco, que con un disparo a primer poste y con cierta colaboración de Cota, estremeció las redes para el inesperado 1-2 de “The Reds”.

Para el complemento el juego siguió siendo de ida y vuelta. Al 51´ Víctor Vázquez se quedó cerca del 1-3 con un remate desde fuera del área atajado sin contratiempos por Cota.

Guadalajara respondió con furia al estrellar el balón en el poste derecho de Bono tras un zurdazo potente de Jesús Godínez por izquierda al 56´.

El partido no estuvo exento de polémica arbitral, luego de que Michael Pérez no fuera expulsado por un claro puñetazo a Giovinco en los linderos del área.

En los minutos finales Eduardo López desbordó por derecha y en lugar de retrasar para alguno de sus compañeros que llegaban en mejor posición, decidió sacar el punterazo de zurda que fue tapado por Bono.

Sobre la hora Giovinco sirvió por izquierda para que Marco Delgado rematara de volea casi en el área chica y de forma increíble mandara el esférico por encima del travesaño.

Instalados en el drama de los penales, Chivas fue perfecto en las ejecuciones de Alanís, Godínez, Pulido y Zaldívar. Del lado de Toronto Jonathan Osorio erró el segundo disparo y Michael Bradley el quinto para finiquitar el boleto al Mundial de Clubes para Guadalajara.

De esta dramática manera, Chivas consiguió la segunda corona de la CONCACAF en su historia, la primera desde el ya lejano año de 1962. En diciembre próximo aterrizará en los Emiratos Árabes Unidos para disputar la décima tercera edición del Mundial de Clubes de la FIFA.