Kam Chancellor, uno de los más fieros golpeadores de la NFL, está a punto de colgar las hombreras (Foto Twitter).
Kam Chancellor, uno de los más fieros golpeadores de la NFL, está a punto de colgar las hombreras (Foto Twitter).

El profundo estelar de los Halcones Marinos de Seattle, Kam Chancellor, aún no ha hecho oficial una decisión sobre su futuro en el futbol americano profesional, sin embargo, todo parece indicar que el jugador de categoría All-Pro ha jugado su último partido en la NFL.

De acuerdo a un reporte de NFL Network, Chancellor no cree que pueda volver a jugar después de los recientes exámenes físicos que se le han practicado y que no indican un progreso apropiado. Ello y un sentimiento de resignación fue lo que hizo público Chancellor en su cuenta de Twitter este domingo 1 de julio por la tarde.

Por otra parte, Ian Rapaport, también de NFL Network, reportó que al no ser aún oficial el reiro de Chancelor sigue vigente y garantizado el contrato por el cual Seattle le pagaría 6.2 y 5.2 millones de dólares por las temporadas 2018 y 2019, respectivamente.

Seleccionado en la quinta ronda del Draft 2010, Chancellor se convirtió en uno de los mejores y más destacados profundos de la NFL y, al lado de sus compañeros Richard Sherman y Earl Thomas, fueron miembros fundadores de la afamada defensiva secundaria de los Halcones Marinos conocidos como la “Legión de Boom”. De 2011 a 2016, Seattle nunca terminó fuera de las 10 mejores defensivas de la liga en yardas admitidas y puntos recibidos, a la vez que Chancellor se ganó cuatro selecciones al Pro Bowl y dos nominaciones al equipo suplente All-Pro.

Sin embargo, una lesión en el cuello limitó a Chancellor a sólo nueve partidos jugados la temporada 2017, el más bajo total en su carrera.

La potencial salida de Chancellor junto con una disputa contractual de Thomas y la partida de Sherman a los 49s de San Francisco, dejaría a Seattle sin uno solo de los originales miembros de la “Legión del Boom”. Por otra parte, únicamente Thomas, Bobby Wagner, K.J. Wright Y Byron Maxwell permanecerían en la defensiva que ayudó a ganar el Super Bowl XLVIII al final de la temporada 2013.