Tras 10 años de ausencia, este domingo 24 de junio el Circuito Paul Ricard volverá a escuchar el rugido de los motores y a ver la bandera a cuadros, cuando se realice el Gran Premio de Francia de la Fórmula Uno.

Foto: Twitter

La octava fecha de la temporada 2018 promete emociones fuertes, teniendo como principales protagonistas al británico Lewis Hamilton y al alemán Sebastian Vettel peleando palmo a palmo por el primer lugar del campeonato de pilotos.

Vettel y su Ferrari comandan la clasificación con 121 puntos y son seguidos muy de cerca por Hamilton y su Mercedes, segundos con 120 unidades.

En su primera campaña como profesional en la F1 (2007), Hamilton ya daba chispazos de su gran capacidad al subirse al podio en el tercer lugar en la pista parisina. Un año más tarde Lewis no las tuvo todas consigo y terminó la carrera en la décima posición.

Por su parte Vettel, igualmente en su época de novato, participó en la edición del 2008 culminando en la décima segunda posición compitiendo en ese entonces con Toro Rosso-Ferrari.

Este domingo ambos colosos del automovilismo buscarán conseguir su primera corona en suelo francés, para de paso dar un nuevo golpe al campeonato, que al menos de momento, parece se definirá entre ellos dos.

De alzarse con la victoria en Le Castellet, Vettel se estará convirtiendo en el cuarto piloto alemán en conseguirlo en la historia. El mítico Michael Schumacher lo hizo en ocho oportunidades (1994, 1995, 1997, 1998, 2001, 2002, 2004 y 2006), Ralf Schumacher y Heinz-Harald Frentzen lo lograron una vez (2003 y 1999).

Hamilton buscará unirse al extenso club británico que ha conquistado Francia. Nigel Mansell lo obtuvo cuatro veces, Mike Hawthorn y Jackie Stewart dos cada uno.

Mientras que Peter Collins, Tony Brooks, James Hunt, Damon Hill y David Coulthard lo hicieron una vez. El último británico en lograrlo fue Coulthard en el 2000 con su monoplaza McLaren-Mercedes.

Diez años después, Francia volverá a vivir la fiesta del automovilismo. Hamilton y Vettel tratarán de extender el legado de sus antecesores, pónganse el casco y abróchense los cinturones que nos vamos a divertir.