CIUDAD DE MÉXICO- Este martes siete de agosto, Rafael Márquez comenzó una nueva etapa en su vida profesional tras ser nombrado como nuevo presidente deportivo de los Rojinegros del Atlas,  club que lo vio nacer como futbolista y al que tratará de regresar a los primeros planos dentro de la Liga MX.

Cortesía Twitter: @AtlasFC

La misión del “Káiser” desde el escritorio no será nada fácil debido a la grave crisis deportiva que acusa el club desde hace varias temporadas.

A su favor juega sin duda alguna el conocimiento a fondo de la institución y también el respeto que los jugadores del primer plantel le tienen tras ser su compañero hasta el semestre pasado.

Una de las principales cuestiones que tendrá que solventar Márquez es la caótica planificación deportiva que merma al equipo desde antes de que ruede el balón en el futbol mexicano.

En los más recientes torneos, Atlas se ha debilitado con las ventas o salidas de referentes en la cancha como: Milton Caraglio, Matías Aluztiza, Javier Salas y Luis Reyes.

Esto aunado al mal reclutamiento, tanto en el mercado nacional como en el extranjero, ha derivado en parte en que los tapatíos ocupen los últimos lugares de la clasificación general.

Se ha “reforzado” con futbolistas como: Jefferson Duque, Ravel Morrison, Ángelo Henríquez y Christopher Toselli, quienes pasaron sin pena ni gloria deambulando por la cancha del Estadio Jalisco.

Veremos también que tanta libertad le brinda a Márquez a la hora de tomar decisiones importantes la cúpula mayor de Atlas encabezada por Ricardo Salinas y Gustavo Guzmán, acostumbrados más a temas de índole televisiva que a los deportivos, como ha quedado demostrado hasta el momento en su gestión con los Zorros.

Por lo pronto uno de las ventajas que tiene el de Zamora, Michoacán, para trabajar con un poco más de calma es el actual formato de competencia en el futbol mexicano, el cual por los próximos años no contará con descenso en la Primera División.

Tras iniciar el Apertura 2018 con un punto de 9 en disputa, Márquez tratará de mantener el proceso de Gerardo Espinoza como director técnico de Atlas, situación que se antoja complicada por las limitaciones del plantel.

El calendario inmediato no luce tan complejo para comenzar a sumar de a tres en las siguientes jornadas. Este fin de semana Atlas visita a Lobos BUAP, posteriormente recibe a su Morelia y para el primer tercio del certamen visita a Puebla antes de encarar el Clásico Tapatío frente a Chivas el 24 de agosto en el Estadio Jalisco.

Rafael Márquez inicia, tal vez no en las mejores condiciones, su etapa como presidente deportivo del club de sus amores. El liderazgo e inteligencia en la cancha tratará de trasladarlo a la oficina para revivir a un Atlas, que por su rica historia y fiel afición, merece mejores resultados.