GIRONA, España- Real Madrid necesitó de un segundo tiempo pletórico para quedarse este domingo 26 de agosto con su segundo triunfo de la temporada en LaLiga, al imponerse en condición de visitante por 1-4 al Girona en el cierre de la jornada dos del balompié ibérico.

Foto: Twitter

En los primeros compases del partido en Montilivi los Merengues pudieron abrir el marcador con un centro de Marco Asensio que Isco Alarcón no logró contactar adecuadamente mandando la pelota por un lado de la portería.

Al 16´ Anthony Lozano recuperó la pelota en mediocampo, enfiló al arco con suma velocidad, remató, Nacho Fernández bloqueó con la espalda y, en el rebote, Borja García fusiló de derecha para colgar la bola en el ángulo para el 1-0 del Girona.

Nueve minutos más tarde estuvo cerca de llegar el segundo de los catalanes con un desborde de Cristian Portu que terminó en centro raso al área chica y posterior despeje milagroso de Dani Carvajal.

Poco a poco el Madrid fue sintiéndose mejor en la cancha y rebasada la media hora de partido avisó con un cabezazo de Sergio Ramos que se fue por encima del travesaño.

Al 37´ Marc Muniesa derribó claramente a Asensio en el área y el árbitro Martínez Munuera no dudó en marcar el penalti para la visita. Ramos cobró a lo “Panenka” con mucha clase para el 1-1 en el marcador.

Para la segunda parte el equipo de Julen Lopetegui salió con el cuchillo entre los dientes para conseguir la remontada. Gareth Bale impactó de volea con la zurda para que Bono volara y evitara la caída de su marco.

Al 49´ Pere Pons cometió falta sobre Asensio en el área para que se marcara el segundo penalti de la noche. En esta ocasión Karim Benzema fue el encargado de ejecutar y concretar el 1-2 del Madrid.

Cerca de cumplirse la hora de juego en Girona, Isco filtró al espacio con mucha calidad para que Bale dejara atrás a Muniesa y de zurda definiera el 1-3 del tricampeón de Europa.

Finalmente al 80´ Benzema recibió en el área tras el error de la zaga a la hora de cortar para simplemente cachetear la de gajos y dictar sentencia condenatoria con el 1-4.

En los minutos finales Girona se quedó cerca del descuento con un buen tiro de Alex Granell que Keylor Navas consiguió tapar providencialmente.

Con este resultado y gracias a su cuarto gol, Real Madrid asumió la cima de LaLiga con seis puntos, misma cantidad que el Barcelona, pero con mejor diferencia de goles a favor. Girona se quedó con una unidad en la parte baja de la clasificación.