TIJUANA, México- Los Xolos de Tijuana tomaron ventaja en las semifinales del Clausura 2018 de la Liga MX, después de derrotar este jueves 10 de mayo en casa 2-1 a los Diablos Rojos del Toluca en el juego de ida celebrado en la ciudad fronteriza.

Cortesía Twitter: @Xolos

Apenas al 3´ los Diablos Rojos pusieron en predicamentos a los fronterizos con un disparo de Ángel Reyna que cimbró el poste derecho de Gibrán Lajud.

Siete minutos más tarde la polémica arbitral llegó al Estadio Caliente gracias a una dura plancha de Rubens Sambueza sobre Damián Musto, que ameritaba expulsión y terminó simplemente en tarjeta amarilla.

Al 14´ Juan Carlos Valenzuela conectó de cabeza en tiro de esquina y la pelota pegó dramáticamente en el travesaño de Alfredo Talavera.

Cerca de la media hora de juego en la frontera norte del país, Xolos dio la primera mordida por conducto de Juan Lucero. Al 27´ el argentino recibió fuera del área y de primera remató con la derecha a primer poste para el 1-0.

Recién iniciado el segundo tiempo, Tijuana volvió a hacerse presente en la pizarra con su hombre gol Lucero, que luego del fantástico pase al espacio de Gustavo Bou, definió cruzado por abajo para colocar el 2-0 en el electrónico.

A 20 del final Xolos armó una jugada circense con pase de chilena de incluido para Lucero que de no ser por la intervención de Christian Borja hubiera terminado en el tercer tanto local.

Al 75´ Pablo Barrientos le puso medio gol a Fernando Uribe en el área, pero el colombiano se pasó de fuerza y mandó la pelota a San Diego increíblemente.

Cuando parecía que Tijuana se llevaba una buena ventaja al juego de vuelta del próximo domingo en la Bombonera, llegó el baldazo de agua helada de Uribe para irse más que vivos del Estadio Caliente.

Sambueza sirvió en cobro de falta, Barrientos peinó y Uribe conectó de cabeza picado para el 2-1 de los Escarlatas.

Con este valioso gol, Toluca necesita ahora ganar 1-0 para avanzar a la gran final. Tijuana deberá ganar, empatar o perder por un gol anotando al menos dos (3-2, 4-3, etcétera, para seguir vivo en la contienda.