BARCELONA, España- La etapa como futbolista del Barcelona del histórico mediocampista Andrés Iniesta llegó a su fin este domingo 20 de mayo en el triunfo 1-0 sobre la Real Sociedad, que sirvió de homenaje para el manchego y posterior entrega del trofeo como campeones de LaLiga para los Blaugranas.

Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es

Previo el pitazo inicial, el Camp Nou rindió tributo a Andrés Iniesta con un fantástico mosaico con la frase “Infinit Iniesta” y el símbolo del infinito en las cabeceras del coloso catalán.

La primera acción de peligro fue un cabezazo de William José que terminó en las manos del portero alemán Marc Ter Stegen al 2´.

Dos minutos más tarde el francés Ousmane Dembélé desparramó a dos rivales por derecha y a la hora de jalar del gatillo llegó el cruce defensivo para impedir el primero de los Culés.

La Real volvió a la carga por conducto del belga Adnan Januzaj, que con un tiro de zurda esquinado exigió a tope a Ter Stegen para evitar el 0-1.

Al 10´ Iniesta recibió fuera del área y sin pensárselo mucho disparó de derecha y el balón pasó cerca del poste de Miguel Ángel Moyá.

Cerca de los 20 minutos Gerard Piqué se encontró con la pelota en el área tras un tiro de esquina, para su mala fortuna machucó su remate que fue tapado sin problemas por Moyá.

Al 24´ Dembélé centro por derecha para que Ivan Rakitic conectara de cabeza ligeramente desviado del arco realista.

Previo al descanso la polémica arbitral se hizo presente luego de que Raúl Navas planchara de forma brutal a Dembélé y el árbitro central solo sancionara con tarjeta amarilla cuando a todas luces ameritaba expulsión con roja directa.

Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es

Para el complemento el brasileño Philippe Coutinho dejó la última gran pintura de la temporada en Camp Nou. Al 56´recibió fuera del área, amagó a su marcador y de derecha disparó al arco para impactar el poste y mandar la pelota a guardar con el 1-0.

Minutos más tarde Rakitic le regresó la pared a Iniesta, el manchego recibió y a la hora de recortar en el área llegó el cruce defensivo para evitar que el estadio se cayera con un hipotético gol de Andrés.

En la recta final del juego Barcelona pudo ampliar la ventaja con tiros de Piqué y Denis Suárez a los que les faltó tiza para subir al electrónico.

Al 80´ Asier Illarramendi casi encuentra el 1-1 con un remate que pasó cerca de la cabaña catalana.

El momento de la noche llegó al 81´ cuando Andrés Iniesta abandonó la cancha para entregarle el gafete de capitán a Lionel Messi y posteriormente ceder su lugar a Paco Alcácer en medio de una impresionante carretada de aplausos por parte de los aficionados, quienes además corearon el nombre de su ídolo a todo pulmón.

Posterior al juego se realizó un emotivo homenaje para Iniesta acompañado de todos sus compañeros y familiares. Tomó el micrófono, visiblemente conmovido, para decir el siguiente mensaje: “Es un día difícil. Para mí ha sido un orgullo defender esta camiseta y este club, para mí el mejor del mundo. Gracias a mis compañeros y a mi afición, por todo el cariño que me habéis dado desde que llegué”.


“Llegué como un niño y me voy como un hombre. Gracias por todo este mes que me habéis pedido que me quede. Os llevaré en el corazón para siempre. Visca el Barça, visca Catalunya y visca Fuentealbilla”.

Finalmente se le entregó a el mismo el trofeo de LaLiga para festejar junto con el equipo el título conseguido esta temporada junto con la Copa del Rey para coronar una noche de emociones y sentimientos encontrados por y para uno de los mejores jugadores en la historia del Barcelona y del futbol español. Hasta siempre Andrés, hasta siempre, genio.