LONDRES, Reino Unido- Este sábado 14 de julio, la tenista alemana Angelique Kerber se proclamó como nueva campeona de Wimbledon al derrotar en la gran final a la estadunidense Serena Williams.

Foto: Twitter

Kerber, de 30 años, necesitó solamente de una hora con cinco minutos de partido para imponerse a Williams por parciales de 6-3 y 6-3 ante una pletórica cancha central del All England Club.

El partido casi perfecto de la de Bremen estuvo sustentado en buena parte en las cuatro veces que logró romper el saque de su rival.

Si bien en el primer servicio Serena fue mejor (75% por 66% de Kerber), Angelique tuvo un mejor porcentaje de puntos ganados tanto con el primero como con el segundo saque (70% y 59% por 63% y 31% de Williams).

Además en el renglón errores no forzados, Kerber fue mucho mejor con solo cinco por los 24 de la siete veces campeona de Wimbledon.

Tras quedarse con la primera manga sin demasiados imprevistos, Kerber, con 5-3 arriba, 40-30 y punto para campeonato en el segundo set, sacó de zurda y tras la devolución a la red de Williams finiquitó el anhelado triunfo en Londres.

La alemana, que el próximo lunes volverá al top cinco del ranking mundial de la WTA, se sacó la espina de la final perdida en 2016 precisamente ante Williams para obtener ahora la tercera corona de Grand Slam en su carrera.

Angelique Kerber tiene ya en su palmarés tres de los cuatro Grand Slams. En 2016 ganó el Abierto de Australia y el US Open y ahora en 2018 Wimbledon, le falta Roland Garros para completar el pleno.

Wimbledon no era conquistado por una alemana desde 1996, cuando la histórica Steffi Graf lo consiguió en aquella oportunidad por séptima y última vez.

Finalmente, Serena Williams se quedó con las ganas de igualar a la australiana Margaret Court como las máximas ganadoras de Grand Slam en la historia del tenis femenil.

Court logró 24 títulos a lo largo de su trayectoria, mientras que Serena sigue en 23, veremos si para el US Open consigue por fin la tan ansiada marca.