BOSTON – La tradicional ceremonia del lanzamiento de la primera bola de la temporada 2017 de los Medias Rojas de Boston en el beisbol de las Grandes Ligas terminó convirtiéndose en una escena de asalto y robo del recuperado jersey de Tom Brady, campeón y Jugador Más Valioso del Super Bowl LI de la NFL.

Sin embargo, este caso se resolvió de inmediato.

 

Este lunes 3 de abril por la mañana, Robert Kraft, propietario y presidente de los Patriotas de Nueva Inglaterra, presentó y entregó a Brady los jerseys que portó en los Super Bowls XLIX y LI y que fueron robados presuntamente por un periodista mexicano, mismos que fueron recuperados en la Ciudad de México en marzo pasado.

Los Patriotas, que ganaron dramáticamente su quinto Trofeo Lombardi ese 5 de febrero en Houston contra los Halcones de Atlanta, fueron invitados a la ceremonia previa del partido inaugural de los Medias Rojas contra los Piratas de Pittsburgh en el Fenway Park.

Brady llevó el jersey del Super Bowl LI y, cuando lo mostraba al público antes del lanzamiento, su compañero, el extrovertido ala cerrada Rob Gronkowski le arrebató el jersey y corrió escapando de su quarterback que lo persiguió hasta la grama del jardín derecho, donde “lo tackleó” y recuperó la prenda, en medio de la algarabía de los aficionados que hicieron el lleno en el vetusto escenario beisbolero.

Tras el rescate del jersey, valuado en 500 mil dólares, Brady completó la ceremonia del primer lanzamiento.