La férrea defensiva de los Vikingos de Minnesota permitió a su ofensiva transitar con tranquilidad para vencer a 24-10 a los Gigantes de Nueva York y mantenerse invictos tras el partido de lunes por la noche que puso fin a la semana 4 de la NFL.

Sam Bradford lanzó pases para 262 yardas y 1 touchdown y se mantuvo sin cometer errores ni entregar balones para alcanzar un récord de 4-0 por primera vez desde la temporada 2009, mientras que los Gigantes, que arrancaron con dos victorias la campaña, ya vieron emparejar su marca a 2-2.

Eli Manning lanzó 20 pases incompletos (25 completos de 45 lanzados) para 261 yardas y una intercepción, mientras que Odell Beckham Jr., receptor estrella de los neoyorquinos, fue limitado a tres envíos atrapados y 23 yardas y recibió un llamado de atención de su propio entrenador en jefe por sus constantes desplantes e indisciplina dentro del terreno de juego y la zona lateral.

Minnesota, que sólo ha permitido 50 puntos en cuatro partidos y es líder de la NFL en el diferencial de balones arrebatados y balones entregados al rival, es el tercer equipo que se mantiene invicto. Los Broncos de Denver (4-0) y las Águilas de Filadelfia (3-0) son los otros dos.