Manny Barreda lanzó el primer juego sin hit ni carrera en la historia de los Toros de Tijuana que derrotaron 4-0 y barrieron a los Olmecas de Tabasco.
Manny Barreda festeja el último out de su histórico juego sin hit ni carrera con el que Tijuana barrió a Tabasco en el Estadio Gasmart (Foto cortesía lmb.com.mx).

TIJUANA – Manny Barreda apenas consiguió la sexta victoria en su tercera campaña en la Liga Mexicana de Beisbol, pero ya entró en la inmortalidad y engrosó los libros de récords al lanzar el primer juego sin hit ni carrera en la historia de los Toros de Tijuana que obtuvieron una sensacional victoria de 4-0 sobre los Olmecas de Tabasco en el Estadio Gasmart, en cuyas gradas 13,598 frenéticos aficionados fueron testigos de esta hazaña este domingo 16 de julio.

Barreda (4-6), quien debutó en 2015 en la LMB y tuvo marcas de 0-0 y 2-1 en sus dos primeros años en el circuito veraniego, completó su labor con dos bases por bolas y un recital de 14 ponches. Ambos pasaportes otorgados fueron al bateador designado Sandy Madera, primer rival de la segunda entrada; y el segundo fue con dos outs en la séptima. También se le embasó Yordanis Linares por un error en el tiro del tercera base Óscar Robles con dos outs en el tercer episodio. Fue todo el daño permitido.

El oriundo de Sarahuita, Arizona, de 29 años de edad, consiguió el segundo “doble cero” de su carrera luego de que en la Liga Mexicana del Pacífico, el 26 de noviembre de 2016, en el Estadio Emilio Ibarra Almada de Los Mochis con el uniforme de los Cañeros, no permitió imparables ni anotación a los Naranjeros de Hermosillo a los que derrotó 2-0, otorgando una base por bolas y recetando nueve ponches para enfrentar, al igual que esta noche en Tijuana, a sólo 29 bateadores.

Manny Barreda lanzó el primer juego sin hit ni carrera en la historia de los Toros de Tijuana que derrotaron 4-0 y barrieron a los Olmecas de Tabasco.
Manny Barreda construyó su recital de pitcheo con 14 ponches, récord para la franquicia de los Toros (Foto @TorosdeTijuana).

En Los Mochis, hizo 138 lanzamientos, 92 de ellos, strike; en Tijuana, fueron 135 disparos y 84 en zona buena.

Esta joya de pitcheo significó el primer “no hitter” en la Liga Mexicana de Beisbol desde el que lanzó Walter Silva, de los Sultanes de Monterrey, el 11 de julio de 2012 para vencer con una pizarra récord de 23-0 a los Rieleros de Aguascalientes, en el Palacio Sultán.

Y también fue el primer sin hit ni carrera que se registró contra los Olmecas de Tabasco en 21 años, desde que Roberto “Metralleta” Ramírez, de los Diablos Rojos del México, se los aplicó el 10 de julio de 1996, con pizarra de 2-0 en 9 entradas, en Villahermosa.

Manny Barreda lanzó el primer juego sin hit ni carrera en la historia de los Toros de Tijuana que derrotaron 4-0 y barrieron a los Olmecas de Tabasco.
Manny Barreda recibe el abrazo de felicitación de su mánager Pedro Meré y el consabido baño por parte de sus eufóricos compañeros (Foto Twitter).

Las carreras del triunfo para los Toros cayeron por pares. En la tercera entrada, Juan Apodaca y Jorge Cantú produjeron con sendos sencillos y, en la cuarta, Dustin Martin descargó doblete por el jardín izquierdo para impulsar otras dos.

La derrota fue para Ángel Araiza (3-4), quien recibió todas las anotaciones en cuatro innings de trabajo con nueve hits, cinco bases por bolas y cinco ponches.

Tijuana completó la barrida sobre los Olmecas, llegó a siete victorias consecutivas, logró su barrida número 12 de la temporada y mejoró su récord a 61-28, el mejor de la LMB, con lo que también amplió su ventaja a 3.5 juegos sobre Sultanes de Monterrey y 4.5 sobre Acereros de Monclova en la Zona Norte.

El contraste son los Olmecas, que perdieron su cuarto juego consecutivo, su tercera serie al hilo y, con 30-57, tienen la peor marca de toda la liga.