Tony Romo, quarterback, y Jerry Jones, propietario, de los Dallas Cowboys
Tony Romo aún cuenta con el apoyo de Jerry Jones, ahora como suplente (Foto cortesía AP).

FRISCO – El futuro de Tony Romo en Dallas realmente no es un problema para Jerry Jones, dueño y gerente general de los Vaqueros.

Aunque el quarterback de 36 años de edad ha perdido la titularidad ante el novato Dak Prescott, la idea de que sea cambiado durante el siguiente receso de temporada “no es una consideración”, de acuerdo a Jones.

Dos días después de que Romo “concedió” el lugar como número 1 al frente del equipo a Prescott en lo que algunos consideraron como un discurso de despedida, Jones dijo este jueves 17 de noviembre, que “no fue un adiós”. El propietario del conjunto de la estrella solitaria cree que Romo aún es capaz de llevar a un equipo al Super Bowl, quizás todavía a los Cowboys.

“Creo que Tony tiene todavía cinco años para realmente competir por un Super Bowl”, aseguró Jones. “Creo que Tony será el quarterback en un equipo de Super Bowl. Creo eso poderosamente. Estamos hablando de manera genérica ahora, y no tengo planes para que él no sea parte de los Dallas Cowboys. No está considerado”.

Mientras Romo quedó incapacitado por una lesión en la espalda sufrida en un juego de pretemporada, Prescott ha llevado a Dallas a ganar ocho partidos consecutivos, empatando un récord de la franquicia, y a la mejor marca de la NFL con 8-1. Los Vaqueros recibirán a los Cuervos de Baltimore (5-4) en este domingo 20 de noviembre y ya recuperado físicamente, Romo fungirá como suplente.

Jones, quien dio a Romo el primer contrato por 100 millones de dólares en la historia de la franquicia y quien se ha quedado con él como titular a pesar de varias decepciones en la pasada década, dijo que no fue difícil decirle a Tony que sería el suplente.

“Simplemente, tuve que pellizcarme, estamos en forma con Dak Prescott jugando a su nivel y con Tony saludable y listo para jugar”, dijo Jones. “Él está compitiendo. Él está tomando centros. El equipo se está acostumbrado a él. Él se está poniendo listo para jugar”.