Cortesía: Alma Montiel
Cortesía: Alma Montiel

CIUDAD DE MÉXICO – Una gran batalla de pugilistas se va a llevar a cabo el próximo sábado 22 de octubre en la mítica Arena Coliseo, donde Víctor ‘Vikingo’ Terrazas podría decir adiós al deporte que más ama en caso de perder.

Después de tres años de inactividad por problemas de salud, el púgil de Guadalajara, Jalisco, Víctor Terrazas, regresa a los encordados para enfrentar a Eduardo ‘Rocky’ Hernández en eliminatoria por el campeonato absoluto en peso mosca.

El ‘Vikingo’ Terrazas (38-3-1, 21 ko’s) fue el primero en tomar el micrófono del lugar donde se llevó a cabo la conferencia de prensa y respondió cada una de las preguntas que los medios especializados le preguntaron.

“Me siento muy halagado por estar en la catedral de boxeo y es una gran satisfacción estar ahí. ‘Rocky’ Hernández es un gran rival y me da gusto que haya boxeadores como él, pero debemos tomar en cuenta que quien venga mejor preparado va a salir con la mano en alto”.

Al ser cuestionado sobre una publicación donde aseguró que iba a destrozar a golpes a ‘rocky’, el tapatío, molesto, contestó: “yo nunca dije eso; es más, no sé de qué lugar lo sacaron, pero es una mentira. Siempre voy a respetar a mis rivales, así que no hagan caso de ello”.

Víctor Terrazas, con experiencia dentro del boxeo mundial, analizó los tres años que estuvo fuera de combate y concluyó diciendo: “será una pelea de juventud contra experiencia. No me siento viejo ni acabado, pero en caso de que ‘Rocky’ me gane voy a pensar en el retiro, porque no seré escalón de nadie”.

De un giro de 360 grados, literalmente, el joven boxeador Eduardo Hernández, quién hasta el momento va invicto desde su ascenso a lo profesional con 24 victorias, protagonizará por primera vez en su carrera una pelea estelar.

“No estoy presionado. Cada quién tiene su punto de vista y vengo a demostrar el trabajo que hice con mi equipo. “Los nervios siempre van a existir y no tengo miedo”. “La presión es cuando no estás preparado, así que saldré a gana la pelea más importante y fuerte de mi carrera.

Por su parte, el los guantes rosas, la estadounidense Melissa Mcmorrow y Esmeralda ‘joya’ Moreno se batirán a muerte el la pelea co-estelar de la noche, por el campeonato diamante avalado por el Consejo Mudial de Boxeo (CMB), en la categoría súper ligero.

Como buena anfitriona, Moreno dejó que Mcmorrow tomara primero la palabra para expresar cómo fue su preparación y lo que espera del encuentro frente a la mexicana.

“Vengo muy bien preparada para este trabajo. Somos dos boxeadoras con un estilo similar, así que vamos a sacar muchos golpes dentro del ring, pero eso no significa que no vengo por la victoria”.

Por su parte, Esmeralda ‘joya’ Moreno, quien fue acompañada por su hija, expresó su agradecimiento a la promotora que la contrató y confesó que es una obligación derrotar a su oponente.

“Hace un año y medio fue cuando decidí dejar vacante el campeonato que yo tenía, por éste gran regalo que Dios me dio (hija). Sin duda debo demostrar la calidad que tengo, pues quiero ganar para seguir con mi posición de la revancha contra ‘kika’ Chávez”, enfatizó Esmeralda Moreno.

Al ser cuestionada sobre una posible caída el sábado por la noche frente la estadounidense, la mexicana contestó, de manera tajante: “No tengo opción de perder el sábado y no hay mucha confianza, pero si un gran entrenamiento para una buena batalla”.

En la conferencia de prensa estuvieron dos leyendas del boxeo mexicano: Humberto ‘chiquita’ González y José ‘pipino’ Cuevas, quienes recordaron su paso en el boxeo, en la Arena Coliseo, y que serán homenajeados esa noche.

La Arena Coliseo abrirá sus puertas a partir de las 7 de la noche, para que el público pueda presenciar las peleas preliminares de la velada.