Robinson Canó, segunda base de los Marineros de Seattle
Robinson Canó, un pelotero ejemplar en la gran carpa (Foto cortesía MLB.com):

(MLB.com)

SEATTLE – Las personas exitosas suelen hablar sobre la importancia de no olvidar sus raíces. Pero para el segunda base de los Marineros, Robinson Canó, se trata de más que un refrán.

El impacto del dominicano se siente más allá de los estadios donde juega durante la temporada de Grandes Ligas.

La misión principal de la Fundación RC22 de Canó ha sido construir una escuela para niños pobres en su pueblo natal de San Pedro de Macorís.

Dicha institución – la RC22 Dream School – brinda instrucción para 102 niños entre tres y seis años de edad, al igual que cursos de inglés para estudiantes de más edad y sus padres. Tan exitosa ha sido la primera escuela que ahora la fundación está explorando la posibilidad de abrir otra.

“Cada día crece más”, dijo Canó acerca de su fundación. “Vengo de un pueblo pobre y sé lo que es crecer sin tener nada ni a nadie. Para mí, ha sido una bendición venir de la República Dominicana, llegar a Grandes Ligas y jugar a un alto nivel. Es importante ayudar a tu comunidad”.

La fundación de Canó busca alcanzar esa meta de diversas maneras. En los últimos dos años, el programa del Día de los Reyes Magos de la organización les ha aportado regalos a más de 8,000 niños en 45 comunidades de la República Dominicana.

Miles de peloteros jóvenes han recibido uniformes y zapatos de béisbol para jugar en los equipos de San Pedro de Macorís.