Los Oakland Raiders derrotaron 27-20 a los Houston Texans en el Estadio Azteca de la Ciudad de México semana 11 NFL 21 noviembre 2016
Foto cortesía NFL.com.

CIUDAD DE MÉXICO – Dos pases de anotación de Derek Carr en el último cuarto coronaron la reacción de los Raiders de Oakland que derrotaron 27-20 a los Texanos de Houston, en el Estadio Azteca, que fue escenario del primer partido de lunes por la noche que se disputó fuera de los Estados Unidos.

Los Raiders (8-2) ganaron su cuarto partido consecutivo, racha que no habían conseguido desde la temporada 2002 y se quedaron en solitario con el liderato de la División Oeste de la Conferencia Nacional, mientras que los Texans (6-4), a pesar de la derrota, sigue al frente del Sur de la AFC.

Oakland Raiders y Houston Texans se enfrentaron en el Estadio Azteca semana 11 NFL 21 noviembre 2016
Foto cortesía NFL.com.

Las acciones fueron dominadas por los Texanos que sólo permitieron 120 yardas de ofensiva total a sus rivales durante los tres primeros cuartos, sin embargo, Carr encontró al fullback Jamize Olawale en un pase corto que se convirtió en una anotación de 75 yardas para empatar 20-20.

En la siguiente ofensiva de Houston, los “Malosos” aprovecharon dos cuestionadas decisiones arbitrales en jugadas consecutivas en las que los Texanos parecían haber conseguido el primero y 10, sin embargo y pese a haber sido la revisada a petición del entrenador en jefe Bill O’Brien, los oficiales no cambiaron la decisión y el balón pasó a manos de los Raiders en su propia yarda 15. Cinco jugadas después, dieron la voltereta y escribieron la pizarra final de 27-20 con un pase de 35 yardas de anotación de Carr a a Amani Cooper.

Amani Cooper, receptor abierto de los Raiders de Oakland, festeja un touchdown en el Estadio Azteca 21 noviembre 2016
Amani Cooper festeja el touchdown que significó la victoria para los Raiders (Foto cortesía NFL.com).

Carr completó 21 de 31 pases para 295 yardas, 3 touchdowns y 1 intercepción, mientras que su contraparte, Brock Osweiler, se fue con 26 de 39 para 243 yardas, 1 TD y 1 intercepción. Por los Texans, Lamar Miller acarreó 24 veces el ovoide para 104 yardas y 1 anotación.  Por los Raiders, el veterano pateador polaco Sebastian Janikowski agregó 2 goles de campo cortos, de 19 y 20 yardas.

La asistencia oficial al Coloso de Santa Úrsula fue de 76,743 aficionados para el segundo juego oficial de la NFL en territorio mexicano, después del duelo que Arizona le ganó a San Francisco por 31-14, el 2 de octubre de 2005, en el mismo Estadio Azteca.