Los Philadelphia Eagles derrotaron 41-33 a los New England Patriots en el Super Bowl LII.
El momento en que Tom Brady perdió su único balón en el Super Bowl LII y que, prácticamente, cambió el rumbo del partido (Foto Twitter).

MINNESOTA – La única captura registrada en el partido y el único balón perdido por los Patriotas de Nueva Inglaterra marcaron el rumbo del Super Bowl LII, que resultó una emocionante victoria de las Águilas de Filadelfia por 41-33 para ganar su primer Trofeo Lombardi y su primer campeonato en la NFL desde 1960.

Nick Foles, quien inició la temporada como suplente, pero tomó la titularidad tras la lesión de Carson Wentz en la semana 14, se consagró como el Jugador Más Valioso del juego al completar 28 de 43 pases para 373 yardas, con tres touchdowns, una intercepción y una recepción de touchdown, que lo convirtió en el primer quarterback en lograrlo en la historia del Super Bowl.

Nick Foles, quarterback de los Philadelphia Eagles, fue nombrado el Jugador Más Valioso del Super Bowl LII.
Nick Foles concretó una de las mejores y más valientes jugadas en la historia y se convirtió en el primer quarterback con una recepción de TD en un Super Bowl (Foto Twitter).

Con 2:21 por jugarse, Nick Foles conectó pase de touchdown de 11 yardas con Zach Ertz para dar la voltereta al marcador por 38-33. Y, en la siguiente ofensiva de los Patriotas, el linebacker Brandon Graham capturó a Tom Brady, quien perdió el balón y el novato Derek Barnett lo recuperó para dejar el ovoide en la yarda 31 de Nueva Inglaterra con sólo 2:16 por jugarse.

Los Philadelphia Eagles derrotaron 41-33 a los New England Patriots en el Super Bowl LII.
Tom Brady sufrió su tercera derrota en Super Bowl y se quedó cerca de conquistar su sexto Trofeo Lombardi (Foto Twitter).

Jake Elliott conectó un gol de campo de 46 yardas para escribir el marcador definitivo a 1:10 del final.

Después del kickoff, los todavía campeones defensores tuvieron que intentar la remontada desde su yarda 9 con sólo 58 segundos en el reloj y, nueve jugadas después, Brady intentó un pase “de Ave María” hacia la zona de anotación que resultó incompleto y que consumió el tiempo para decretar la histórica victoria de los Eagles.

Foles emuló la historia de su contraparte, Tom Brady, quien en la temporada 2001 entró en lugar del lesionado Drew Bledsoe y llevó a los Patriotas a ganar el Super Bowl XXXVI y así se construyó la dinastía del equipo que no pudo ganar su sexto “super domingo” y, a cambio, sumó su quinta derrota en el “juego grande” para empatar la marca negativa de los Broncos de Denver.

Los Philadelphia Eagles derrotaron 41-33 a los New England Patriots en el Super Bowl LII.
Con esta vistosa recepción, Alshon Jeffery logró el primer touchdown del Super Bowl LII (Foto Twitter).

Para Filadelfia fue su primer triunfo en esta clase de juegos tras haber perdido las ediciones XV contra Oakland, y la XXXIX contra estos mismos Patriotas. Su marca es de 1-2 y la de Nueva Inglaterra quedó en 5-5.

Brady, cuatro veces JMV del Super Bowl, salió con su tercera derrota a cuestas en el juego decisivo, a pesar de tener un partido impresionante en lo estadístico. Acumuló 505 yardas de ofensiva aérea y tres TD. Se convirtió en el primer quarterback en pasar para más de 500 yardas en el “Súper Tazón” y también fue el primero de todos los tiempos en superar las 10 mil yardas por pase en la historia de la postemporada.

El “toma y daca”

El partido fue un festín ofensivo con varios récords como las 1,151 yardas de ataque total entre ambos equipos, las 613 yardas totales de los Patriotas, las 874 yardas de ofensiva aérea entre ambos, las 500 de ofensiva neta por aire de Nueva Inglaterra, que sólo se realizó un despeje en todo el partido y que los “Pats” no realizaron uno solo.

Lás Águilas marcaron la pauta en el primer cuarto al lograr ventaja de 9-3 con gol de campo de 25 yardas de Jake Elliott en su primera ofensiva, a lo cual respondió de inmediato Stephen Gostkowski con uno de 26 yardas para empatar 3-3. Sin embargo, en su siguiente ataque, Foles culminó con un espectacular pase de 34 yardas para Alshon Jeffery, quien hizo una vistosa recepción. Elliott falló el punto extra.

Los Philadelphia Eagles derrotaron 41-33 a los New England Patriots en el Super Bowl LII.
Una imagen que también quedará del Super Bowl LII es la de Tom Brady cuando no pudo atrapar un pase en el segundo cuarto que hubiera mantenido vivo el ataque de los Patriots (Foto Twitter).

Al arranque del segundo periodo, Gostkowski falló un intento de gol de campo y, en seguida, Filadelfia tuvo un tres-y-nada para realizar el único despeje del partido. Los Patriotas tuvieron que entregar el balón a cambio de nada también tras fallar una jugada de engaño en la que Tom Brady no pudo atrapar un pase que le hubiera dado un primero y diez y, en cuarta, no pudieron completar otro pase. De ahí vino una ofensiva sellada con acarreo de 21 yardas de LeGarrette Blount hasta las diagonales y “Philly” tenía 12 puntos de ventaja (15-3) tras haber fallado la conversión de dos puntos, pero New England reaccionó con nueve puntos seguidos con gol de campo de 45 yardas y, tras intercepción a Foles, los Patriotas recorrieron 90 yardas para llegar hasta la zona final con acarreo de 26 yardas de James White con 2:02 antes del descanso pero Gostkowski falló el punto extra.

Lo que vino en la siguiente ofensiva de los emplumados fue uno de los momentos más significativos porque lograron primero y gol, pero no pudieron anotar en tres jugadas. El entrenador Doug Pederson tomó la decisión de no ir por el gol de campo y buscar el touchdown lo que mandó fue una jugada de engaño con reversible en la que el balón le fue centrado al corredor Corey Coleman y éste le entregó al ala cerrada Tre Burton, quien envió un pase flotado de una yarda a Foles, quien salió como receptor para escribir historia con su touchdown y para irse al descanso con la ventaja de 22-12.

Los Philadelphia Eagles derrotaron 41-33 a los New England Patriots en el Super Bowl LII.
Este fue el touchdown de Zach Ertz con el que Filadelfia arrebató la ventaja a Nueva Inglaterra en la recta final del Super Bowl LII (Foto Twitter).

El tercer cuarto fue el mejor de los Patriotas. En su primera ofensiva de la segunda mitad, Brady se combinó cuatro veces con su estelar ala cerrada Rob Gronkowski y la coronó con un envío de cinco yardas a para su número 87. Filadelfia contestó con un pase de 22 yardas de Foles para Coleman, pero Brady volvió a poner puntos en la pizarra con su pase de 26 yardas para Chris Hogan y se fueron al último cuarto con la ventaja todavía para los campeones de la NFC por 29-26.

Tras un gol de campo de 42 yardas de Elliott al arrancar el cuarto periodo, las Águilas ganaban 32-26, pero Nueva Inglaterra logró al fin dar la vuelta a 33-32 con el segundo pase de anotación de Brady para “Gronk”, éste de cuatro yardas con 9:22 por jugarse.

Doug Pederson, entrenador en jefe de las Águilas de Filadelfia, levanta el Trofeo Lombardi tras la victoria en el Super Bowl LII.
El entrenador Doug Pederson ganó la batalla al legendario Bill Belichick para ganar su primer Trofeo Lombardi (Foto Twitter).

Foles volvió a demostrar su valía al montar un ataque de 14 jugadas para recorrer 75 yardas y, sobre todo, consumir más de siete minutos y anotar touchdown con un pase de 11 yardas para Ertz, quien tras cruzar la línea de gol e impactar con el terreno de juego perdió por un instante el ovoide y  lo recuperó, sin embargo, la marcación del touchdown se ratificó tras la revisión de la repetición instantánea.

Vendría la captura y el fumble perdido de Brady y el gol de campo que puso los número definitivos en el marcador para sellar el sensacional triunfo del conjunto de la “ciudad del amor fraterno”.