Cortez Kennedy, ex tackle defensivo de los Halcones Marinos de Seattle y miembro del Salón de la Fama de Canton, fue encontrado muerto a los 48 años de edad
Cortez Kennedy fue un impresionante tackle defensivo que jugó toda su carrera con los Seattle Seahawks y llegó al Salón de la Fama (Foto Twitter).

ORLANDO – El futbol americano profesional de la NFL perdió a uno de sus mejores exponentes de todos los tiempos. Cortez Kennedy fue encontrado sin vida en Orlando, Florida, el martes 23 de mayo, como lo confirmó el departamento de policía local al sitio oficial NFL.com.

Kennedy, quien tenía 48 años de edad, fue seleccionado como tercer jugador de todo el Draft de 1990 como egresado de la Universidad de Miami. Su calidad lo llevó al Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional en 2012 luego de una carrera de 11 años con los Halcones Marinos de Seattle. El pesado, fuerte y ágil tackle defensivo acumuló 58 capturas de mariscal de campo, fue seleccionado ocho veces al Pro Bowl y se ganó cinco nominaciones al equipo All-Pro. También se ganó honores como Jugador Defensivo del Año de la NFL y los Seahawks lo nombraron uno de sus embajadores vitalicios.

Cortez Kennedy, ex tackle defensivo de los Halcones Marinos de Seattle y miembro del Salón de la Fama de Canton, fue encontrado muerto a los 48 años de edad
Cortez Kennedy fue miembro de la Generación 2012 del Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional y jamás ocultó su alegría y satisfacción por tal honor (Foto Twitter).

Kennedy fue uno de los primeros defensivos con un peso superior a las 300 libras (136 kilogramos) que era capaz de ir a la caza de los quarterbacks y también de detener el ataque terrestre. En 1992, registró 14 capturas de mariscal de campo. Fue un pionero y abrió las puertas para futuros defensivos de cuerpos aún más grandes que podrían ser utilizados de diferentes maneras.

También se distinguió por su regularidad y fortaleza al jugar en su carrera 167 de 176 posibles partidos y llegó a jugar 116 encuentros consecutivos e impuso un récord en su equipo al ser titular de inicio en 100 juegos.

Es uno de los nueve jugadores de los Halcones Marinos que han sido entronizados al Salón de la Fama y además de ser el Defensivo del Año de la NFL en 1992, también fue elegido para el Equipo Ideal de la Década de 1990. Fue el décimo jugador de los Seahawks incluido en el Anillo de Honor de la franquicia en 2006.

Una vez que ingresó al recinto de los inmortales en Canton, Ohio, en 2012, Kennedy no ocultó su satisfacción y declaró: “Ahora puedo decir que soy un miembro del Salón de la Fama y decir: ‘¡Whoo! ¡Estoy dentro, nene! Estoy dentro de por vida’”.