El nuevo Judas del barcelonismo, la versión 2017 de Luis Figo, pesetero le llamaron algunos, como “alta traición” la catalogaron otros. La salida de Neymar Jr. al PSG el verano pasado dejó un hueco casi imposible de tapar, 222 millones en las arcas y un cisma en el Barcelona nada halagüeño para la temporada.

Durante los tres años en funcionamiento de la hoy extinta “MSN”, los Culés olvidaron sus raíces encomendándose única y exclusivamente a las genialidades y filigranas de sus tres fenómenos en ataque.

Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es

La primera campaña deslumbraron a Europa conquistando el segundo triplete en su historia y otros dos títulos. El segundo ciclo los rivales comenzaron a estudiar y nulificar al tridente en determinados partidos, aun así obtuvieron doblete: Liga y Copa del Rey.

El tercero y que terminó siendo el último año, el menos bueno de los tres: solo alzaron la Copa del Rey. Su juego se volvió predecible y si uno de los tres mosqueteros con las luces apagadas, les costaba un mundo sacar victorias que al final acabaron costando caro.

Para colmo de los males catalanes, Europa se rendía a los pies del Real Madrid con su segunda UEFA Champions League consecutiva, la tercera en los más recientes cuatro años.

La grosera cantidad de dinero recibida por el jeque parisino prometía mucho y acabó en un nulo efecto inmediato. Nombres fueron y vinieron, llegó Ousmane Dembélé como principal apuesta, las lesiones hasta el momento no le han dejado jugar.

Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es
Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es

El refuerzo sin duda hasta el momento es un señor llamado Ernesto, apellidado Valverde y apodado “Txingurri”, el estratega de Viandar de la Vera, Cáceres, de perfil discreto pero de mucho trabajo, le ha regresado herramientas extraviadas en el pasado reciente al equipo.

El inicio de gestión no fue fácil en lo absoluto: la partida de Neymar, los fichajes frustrados y el repaso del Madrid en la Supercopa de España fueron la peor bienvenida para un director técnico que llega a Can Barça, saludos a la junta directiva y Josep María Bartomeu.

Valverde vio el vaso medio lleno a pesar de ya no contar con el crack brasileño aprovechando oportunidades de variantes en un esquema táctico predeterminado como el 4-3-3, que de momento está guardado en su oficina.

Dos movimientos resaltan y destacan en este modelo del Barcelona 2018:

  1. La importancia de los laterales a la hora de atacar. El espacio vacante por izquierda ha sido adoptado por Jordi Alba, que en la presente campaña de LaLiga lleva ya seis asistencias.

2. El desprendimiento “fantasma” de los mediocampistas en transición: defensa-ataque. Al jugar 4-4-2, un mediocampista, que en el mayor de los casos es Paulinho, desprende del medio y sigue la jugada para ofrecerse como finalizador de la misma, ocho goles avalan su notable rendimiento hasta el momento.

Cortesía Twitter: @FCBarcelona_es

 En sector defensivo también ha habido mejoría, el equipo se protege mejor con Gerard Piqué y Samuel Umititi en la central, los laterales Sergi Roberto/Nelson Semedo y Jordi Alba son solidarios y así como suben constantemente también bajan.

Mención aparte el superlativo nivel de Marc André Ter Stegen en la portería, apenas 9 goles recibidos en 19 partidos disputados y con atajadas providenciales ante Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Valencia y Real Madrid.

La dupla en ataque entre Leo Messi y Luis Suárez se ha reinventado y ya llega 30 goles entre los dos. Además se saben adaptar cuando los acompaña Paulinho, Paco Alcácer o Andrés Iniesta.

29 juegos tuvieron que pasar para que Barcelona cayera otra vez desde la Supercopa española. Ni en sus sueños más guajiros los aficionados imaginaban estar a día de hoy con 19 puntos de ventaja sobre Real Madrid, en víspera de los 8vos de UCL ante Chelsea y con ansias de remontar ante Espanyol en la Copa del Rey.

Los blaugranas deben agradecer y mucho a Neymar por su partida, ya que el equipo ha vuelto a ser solidario, serio, tiene variantes, tiene músculo, tiene idea y después del bofetón del verano pasado: tiene hambre.

Muchas gracias, Moltes gràcies y muito obrigado Neymar, que debido a tu ansiada salida para nadar en albercas de billetes parisinas, el Barça, querido amigo…ha resucitado.