Saúl "Canelo" Álvarez y Gennady "GGG" Golovkin se brindaron en un combate de gran calidad y espectáculo digno de las grandes ocasiones.
Canelo-Golovkin pintó y cumplió como una verdadera contienda candidata a Pelea del Año (Foto Twitter).

LAS VEGAS – El combate resultó espectacular y respondió a las expectativas, no así el resultado de empate que deja totalmente abierta la posibilidad de un combate de revancha entre el kazajo Gennady Golovkin y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, por el campeonato mundial de peso medio avalado por CMB, AMB y FIB, que permanecieron en poder del llamado “GGG”.

Al final de los 12 trepidantes rounds, las tarjetas de los jueces indicaron: 118-110 para Álvarez, 115-113 para Golovkin y 114-114, lo que decretó la igualdad. Los mismísimos pugilistas aceptaron su intención de protagonizar una pelea de desempate.

Saúl "Canelo" Álvarez y Gennady "GGG" Golovkin se brindaron en un combate de gran calidad y espectáculo digno de las grandes ocasiones.
Saúl “Canelo” Álvarez mostró grandes avances boxísticos, pero no le bastaron para terminar con el reinado del kazajo Gennady Golovkin (Foto Twitter),

La primera mitad de la batalla fue de un dominio alterno, pero con un “Canelo” mostrándose como un boxeador más completo con gran progreso en su defensiva, lo que hizo que Golovkin fallara muchos de sus cañonazos.

A final de cuentas, Golovkin disparó y conectó más golpes y también absorbió mejor los impactos de Canelo, al que le faltó disparar más. Al octavo round, se notó disminución física de Álvarez. Buenos upper cuts y ganchos del “Canelo”, pero la acumulación de golpes de “GGG” fue fundamental. La combatividad estuvo del lado del kazajo, pero el valor y la resistencia estuvo del lado mexicano.

Saúl "Canelo" Álvarez y Gennady "GGG" Golovkin se brindaron en un combate de gran calidad y espectáculo digno de las grandes ocasiones.
Ambos rivales lograron acertar golpes contundentes, pero ninguno realmente dio curso al combate y, por ello, habrá desempate (Foto Twitter).

El noveno fue uno de los mejores asaltos con el jalisciense mostrándose más agresivo, sin embargo, sus embates parecieron no hacer mella en el campeón defensor.

Y estaba por venir el décimo asalto, que resultó el más espectacular con intercambio de metralla que favoreció a Álvarez, quien acertó su mejor bombazo para poner en malas condiciones a su oponente, quien, a pesar de ello, se recuperó y retomó su estilo de ataque sin recato.

Memorables, como lo fue la pelea completa, los rounds 11 y 12, especialmente, el último que resultó de alarido ante la embestida de “Canelo” desde el campanazo, lo que incluyó una combinación de cuatro golpes que levantó al público de sus asientos por enésima ocasión.

El anuncio de las puntuaciones generó desencanto en ambas esquinas y ambos púgiles argumentaron haber sido los vencedores, pero ya está pactada la segunda parte de #CaneloGGG; sólo faltará fijar la fecha.