CIUDAD DE MÉXICO.- Culminó la jornada dominical de la semana 13 de la NFL (Liga Nacional de Futbol Americano, por la traducción de las siglas en inglés) con la campanada del día; los Halcones Marinos de Seattle vencieron en casa 24-10 a las Águilas de Filadelfia.

El conjunto dirigido por Pete Carroll dominó desde el inicio del juego, yéndose por delante en el marcador gracias a un gol de campo, y posteriormente, ampliar la ventaja por la vía aérea gracias a la primera anotación de la noche.

(Cortesía Twitter: @Seahawks).

La “Legión del Boom”, como se le conoce al aparato defensivo de Seattle, a pesar de no contar con todo su arsenal debido a la lesión desde hace algunas semanas de parte de sus mejores hombres (Cliff Avril, Kam Chancellor y Richard Sherman), logró frenar a la revelación de la campaña, el mariscal de campo rival, Carson Wentz.

Para el descanso, el mejor equipo no sólo de la Conferencia Nacional sino de toda la liga, logró disminuir su desventaja al terminar la primera mitad 10-3.

Para la parte complementaria, los de la costa noroeste demostraron que la primera media hora de juego no fue solo suerte, pues siguieron con el nivel exigido y volvieron a colocarse en las diagonales.

(Cortesía Twitter: @Seahawks).

Parte de ello fue gracias al número 3, Russell Wilson (registró 227 yardas y 3 pases de touchdown), que tuvo una  ocasión más para demostrar porqué está evaluado dentro de los mejores y dentro de la terna por ser el MVP (Jugador mas valioso, por la traducción de las siglas en inglés), gracias a sus escapes de la línea defensiva cuando pareciera que lo tienen contra las cuerdas.

Justo en una jugada así, logró avanzar casi hasta la línea imaginaria del primer y diez, y ahí, pasarle el ovoide a su corredor, Mike Davis (64 yardas en 16 acarreos), en una acción que sobre el papel parecía legítima, pues la intención era darle el balón de manera paralela, pero la repetición evidencía que por la inercia del movimiento este fue enviado por delante. Al final, la jugada fue válida debido a que los árbitros no se percataron de este detalle y el entrenador en jefe contrario, Doug Pederson, tampoco lo hizo, pues no pidió una revisión.

(Cortesía Twitter: @Seahawks).

A pesar de que Wentz (que culminó con 348 yardas aéreas) y compañía tuvieron un pequeño regreso en el último cuarto, este no les alcanzó para terminar de regresar al encuentro, por lo que los Seahawks (marca de 8 triunfos y 4 descalabros) se logran mantener con vida en cuanto a sus aspiraciones para postemporada, ya que aprovecharon la caída de Atlanta y logran tomar el lugar que les habían quitado semanas atrás. Entretanto, Filadelfia (10 victorias y 2 derrotas) ha sido alcanzados por los Vikingos de Minnesota (ciudad donde se llevará acabo el próximo Súper Tazón), en la disputa por ser el mejor equipo de la Nacional.

(Cortesía Twitter: @Seahawks).

La próxima semana, las Águilas jugarán contra otro equipo de la división oeste, los Carneros de Los Ángeles, que lideran este sector, mientras que los Halcones Marinos confrontarán a los Jaguares de Jacksonville, que están en la disputa de la cima en el sur de la Americana, al empatar con los Titanes, con récord de 8-4.