CIUDAD DE MÉXICO.- Ante 135,857 personas, Lewis Hamilton recuperó la cima del “Gran Circo”. El cuarto campeonato de manera consecutiva para su escudería, Mercedes AMG F1, y el mismo número en su cuenta personal, como campeón mundial. “Los aficionados mexicanos son los mejores del mundo” aseguró tras su título, en la zona del Foro Sol, cerrando así una tarde llena de emoción, adrenalina, euforia y que sin duda, vivirá en la memoria de todos los fanáticos del automovilismo.