La Generación 2017 del Salón de la Fama de l Futbol Americano Profesional, en Canton,, Ohio.
Kut Warner, Terrell Davis, Jason Taylor, Jerry Jones, LaDainian Tomlinson, Morten Andersen y Kenny Easley, miembros de la Generación 2017 del Salón de la Fama de la NFL (Foto Twitter).

CANTON – Un grupo de siete nuevos miembros integran la Generación 2017 que hizo su ingreso al Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional en una ceremonia de casi cinco horas en esta ciudad del estado de Ohio, cuna de la NFL este sábado 5 de agosto.

Después de su elección hace seis meses, la ceremonia de entronización se realizó en el Estadio Tom Benson del Salón de la Fama, donde uno de los más diversos grupos se unió al recinto de los inmortales. Dos corredores (Terrell Davis y LaDainian Tomlinson), un quarterback (Kurt Warner), un safety (Kenny Easley), un ala defensivo-linebacker (Jason Taylor), un pateador (Morten Andersen) y un propietario de equipo (Jerry Jones) vieron develados sus respectivos bustos de bronce para luego pronunciar los acostumbrados discursos de aceptación y agradecimiento que estuvieron llenos de anécdotas, momentos emotivos y hasta comentarios de tipo social.

Los integrantes de esta generación son:

Kenny Easley, safety (Seattle Seahawks, 1981–1987). Fue uno de los más temidos y duros golpeadores y defensivos contra el juego aéreo. Aunque tuvo una carrera corta ganó varios honores como ser nominado a cinco Pro Bowls, cuatro como titular del equipo All-Pro, fue Jugador Defensivo del Año de la NFL en 1984, integró el Equipo Ideal de la NFL de la década de 1980, acumuló 32 intercepciones y tres touchdowns. Es el primer safety que ingresa a Canton desde 1998.

 

Jason Taylor, ala defensivo (Miami Dolphins, 1997-2007, ’09, 2011; Washington Redskins, 2008; New York Jets, 2010). Líder de todos los tiempos en fumbles recuperados con 29, segundo en fumbles forzados con 48, séptimo en capturas de quarterback con 139.5 y logró nueve touchdowns a la defensiva, además de ocho intercepciones. Fue nominado a seis Pro Bowls, tres veces como titular All-Pro, fue Jugador Defensivo del Año de la NFL en 2006 y

 

Morten Andersen, pateador (New Orleans Saints, 1982-1994; Atlanta Falcons, 1995-2000; 2006-07; New York Giants, 2001; Kansas City Chiefs, 2002-03; Minnesota Vikings, 2004). El danés es  apenas el segundo jugador en la historia en ingresar tras haber jugado toda su carrera como pateador; el primero fue Jan Stenerud (noruego) en 1991. Tras haber llegado a Estados Unidos como estudiante de intercambio a los 17 años y sólo como jugador de futbol soccer, Andersen es el líder en puntos anotados de todos los tiempos con 2,544 y también es líder en la historia con 565 goles de campo logrados, 709 intentos de goles de campo y en 382 partidos jugados. Llegó a siete Pro Bowls y fue titular en el equipo ideal All-Pro en seis ocasiones.

 

Terrell Davis, corredor (Denver Broncos, 1995-2001). Las lesiones acortaron su carrera, una de las más productivas en tan solo siete temporadas. Contribuyó para que los Broncos ganaran sus dos primeros Super Bowls (XXXII y XXXIII), siendo el Jugador Más Valioso de la edición XXXII. Tres Pro Bowls y tres veces como titular All-Pro. Fue el Jugador Más Valioso de la NFL en 1998 y dos veces Jugador Ofensivo del Año (1996 y 1998). Integró el Equipo Ideal de la NFL de la Década de 1990. Acumuló 7,607 yardas y 60 trouchdowns. En su año estelar, 1998, corrió para 2,008 yardas para convertirse en apenas el cuarto jugador en la historia en superar las 2,000 yardas por tierra en la historia de la NFL.

 

LaDainian Tomlinson, corredor (San Diego Chargers, 2001-09; New York Jets, 2010-11). Uno de los mejores acarreadores en la historia, Tomlinson es quinto de todos los tiempos en yardas terrestres (13,684), séptimo en yardas totales (18,456), segundo en touchdowns por acarreo (145) y tercero en touchdowns totales (162). En la temporada 2006, impuso nuevos récords con 28 touchdowns por la vía terrestre y 31 touchdowns en total. También empató la marca de 18 partidos consecutivos con al menos un touchdown. Ese año fue nombrado el Jugador Más Valioso y Jugador Ofensivo del Año de la NFL. Sumó cinco selecciones al Pro Bowl y tres elecciones como titular al equipo ideal All-Pro. Integró la selección ideal de la Década de los 2000 de la NFL.

 

Jerry Jones, propietario (Dallas Cowboys, 1989-presente). El controvertido millonario adquirió a los Vaqueros en 1989 para regresarlo a los primeros planos y convertirlo en la primera franquicia en ganar tres Super Bowls en un periodo de cuatro temporadas tras los Trofeos Lombardi conseguidos en las ediciones XXVII, XXVIII y XXX. Es uno de los miembros más prominentes del comité de competencia de la NFL y uno de los factores determinantes del éxito comercial de la liga en negociaciones con patrocinadores, socios comerciales y convenios con las televisoras.

 

Kurt Warner, quarterback (St. Louis Rams, 1998-2003; New York Giants, 2004; Arizona Cardinals, 2005-09).  El ex dependiente de una tienda de conveniencia y ex quarterback de Arena Football y de la NFL Europa, Warner superó años de rechazo y lucha por la supervivencia para convertirse en uno de los máximos exponentes del ataque aéreo en la historia de la NFL. Al tomar inesperadamente la titularidad de los Carneros en 1999 protagonizó una temporada de ensueño que terminó su triunfo y su nominación como Jugador Más Valioso del Super Bowl XXXIV. Llegó también a los Super Bowls XXXVI y XLIII y tiene tres de los cuatro máximos totales de yardas en partidos por el Trofeo Lombardi. Fue dos veces nombrado Jugador Más Valioso de la NFL (1999 y 2001), cuatro veces elegido al Pro Bowl, dos veces titular All-Pro. Acumuló 32,344 yardas y 208 pases de touchdowns. Se ha distinguido por sus acciones filantrópicas y se llevó el trofeo Walter Payton al Hombre del Año por su desempeño fuera de los emparrillados.