SÍDNEY, Australia- Tras un 2017 plagado de altibajos, la tenista alemana Angelique Kerber cerró una gran semana previo al Abierto de Australia, consagrándose campeona del Torneo de Sidney este sábado 13 de enero ante Ashleigh Barty.

Foto: Twitter

La ex número uno de la WTA, se impuso a Barty por parciales de 6-4 y 6-4 en una hora con 10 minutos de acción en la Ken Rosewall Arena.

Kerber rompió una racha de 16 meses sin alzarse con un trofeo dentro de la WTA, el último había sido el US Open el 10 de septiembre de 2016, cuando derrotó en la final a la checa Karolina Pliskova.

La nacida en Bremen ha arrancado la temporada 2018 en estado de gracia con 9 victorias en igual número de partidos y con 18 sets ganados de 20 disputados, respectivamente.

Gracias a este nuevo y ansiado éxito, Angelique aparecerá el próximo lunes en la posición número 16 de la clasificación mundial. Ese mismo día debutará en el Abierto de Australia ante su compatriota Anna-Lena Friedsman.

Finalmente Kerber ha confirmado con buenos rendimientos que está de regreso y avisa que va por su segundo Grand Slam de Australia, tras el obtenido en 2016 ante Serena Williams.