Marcelo Barovero, el héroe del Necaxa (foto cortesia de mexsport)
Marcelo Barovero, el héroe del Necaxa (foto cortesia de mexsport)

El rey ha muerto.

Los tuzos del Pachuca no pudieron abrir el cerrojo impuesto por los Rayos del Necaxa, para que el partido de vuelta de los Cuartos de final termine igualado cero-cero.

Un empate sin goles en el estadio Hidalgo, donde Necaxa se convierte en la gran sorpresa de estas finales, pues acabando apenas de ascender está en las semifinales, con un global de 2-1.

Un 2-1 que consiguieron en el estadio Victoria en el choque de Ida, donde ahora el máximo villano es Oscar “Conejo” Pérez, por aquel error que propició el fracaso de los tuzos, en el partido de ida.

Ahora el gran héroe que se convirtió en el factor más importante de esta clasificación de los de Aguascalientes, fue el portero Marcelo Barovero, que detuvo toda la artillería lanzada por el Pachuca.

Un Pachuca desconocido en este encuentro que no tuvo la serenidad ni la puntería para conseguir el triunfo.

Un segundo tiempo, donde Necaxa los metió en su ritmo. Un ritmo comiéndose el reloj apoyados en el triunfo del pasado jueves.

Oscar “Conejo” Pérez, que fue prácticamente un espectador más en el lapso complementario, y en la última juga dejó su marco en un tiro de esquina, logrando un testerazo que pasó arriba de la portería del Necaxa.