CIUDAD DE MÉXICO.- Por tercera ocasión en su historia (1983 y 1995), el Gremio de Brasil ha conseguido levantar el trofeo que lo acredita como el mejor club del continente; la Copa Libertadores de América, al derrotar 2-1 en el partido de vuelta y a domicilio (3-1 global) al Lanús argentino.

Gremio campeón.
Tras esta edición, Brasil ha conseguido su 18° campeonato manteniéndose como el segundo país con más títulos (Argentina suma 24), mientras que en lo individual, las 3 Libertadores que ahora tiene Gremio lo empatan con Santos y Sao Paulo, como los máximos ganadores de su país (Foto Cortesía Twitter).

El equipo clasificado 38 por la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol), logró abrir el marcador en el duelo decisivo, y a la par, aumentar la ventaja que había firmado en casa durante el cotejo de ida en la Arena de Gremio. Fernandinho encontró la red contraria al minuto 27 del primer tiempo, y apenas quince después, Luan volvería a marcar para los portoalegrenses, en lo que parecía ser el “jaque mate” para el conjunto “granate”.

A pesar de ello, el ex-xoloitzcuintle de Tijuana, José Sand (que finaliza como líder de goleo del certamen con 9 tantos), abriría un poco de esperanza para Lanús ya en el transcurso de la segunda mitad, pues al minuto 27 disminuiría la ventaja del equipo que tenía la ilusión de ganar por primera vez en sus 102 años de historia este campeonato y que encontró su clímax internacional hace 4 años al ser campeón de la Copa Sudamericana.

Marcelo Grohe, portero de Gremio.
La maldición de no ganar el trofeo que está en juego cuando se le toca antes de disputar el partido definitivo, fue desmentido por el portero de Gremio, Marcelo Grohe, que no le tuvo miedo a romper la creencia (Foto Cortesía Twitter).

Pero la reacción para los dirigidos por Jorge Almirón no dio para más y Sudamérica ya tiene nuevo monarca, y es la institución a la que pertenecen un par de futbolistas con pasado atlista: el central argentino Walter Kanneman y el delantero paraguayo Lucas Barrios, además del atacante ecuatoriano ex-americanista, Michael Arroyo.

Tras su nueva corona, el equipo de Porto Alegre jugará el 12 de diciembre (el 6 de diciembre inicia el certamen) la fase de semifinales del Mundial de Clubes en los Emiratos Árabes Unidos, contra el que resulte ganador entre el Pachuca de México (campeón de CONCACAF) y el Wydad Casablanca de Marruecos (vencedor de la Liga de Campeones de África).