Tras el conato de bronca suscitado al terminar la final de vuelta entre Chivas y Tigres el pasado domingo entre Jesús Dueñas y Miguel Ponce, la Comisión Disciplinaria castigó con 1 juego ambos futbolistas.

Luego del silbatazo final, Dueñas dio un cabezazo a Ponce, quien respondió con “zape” y después de analizar los hechos, ambos infractores no podrán disputar la primera jornada del Apertura 2017.

Además, ambos futbolistas fueron sancionados con una multa económica de monto no especificado.