CIUDAD DE MÉXICO.- Cuatro grandes resultados hemos vivido este domingo al mediodía, que ponen al rojo vivo la recta final de la temporada regular 2017 de la NFL.

Iniciando con el mejor equipo de la liga, las Águilas de Filadelfia, que aún sin su mariscal de campo titular Carson Wentz, que se encuentra lesionado y perderá el resto de la campaña, lograron derrotar en un duelo divisional 34-29 a los Gigantes de Nueva York. Nick Foles, quien fungió como el sustituto del novato del herido, logró 237 yardas por pase traducidas en 4 anotaciones, mientras su rival de la tarde, Eli Manning, consiguió 434 yardas y 3 touchdowns.

Las Águilas no solo se quedan con el liderato de la división norte de la Conferencia Nacional, sino que ya aseguraron descansar la primera semana de playoffs (juegos de comodín) y regresar hasta los duelos divisionales.

Pasando a la apretada disputa dentro del norte en la misma Conferencia, los Santos de Nueva Orleans superaron sin muchos problemas a los Jets de Nueva York, 31-19. Drew Brees alcanzó las 285 yardas aéreas, de las que 93 fueron dirigidas hacia Michael Thomas y otras 77 para Mark Ingram, que en su posición natural (corredor) consiguió otras 74.

Por su parte, las Panteras de Carolina firmaron que su regreso es de verdad y de paso, fueron los aguafiestas en el regreso de Aaron Rodgers al emparrillado, ya que derrotaron 31-24 a los Empacadores de Green Bay.

Como sucedió con lo anteriormente mencionado en Nueva York, aquí también fue el mariscal derrotado quien obtuvo mayor cantidad de yardas; Rodgers logró 290, mientras Cam Newton se quedó en 242. Caben destacar 2 situaciones más: en primera, el ala cerrada Greg Olsen llegó a 116 yardas y una anotación. Y en segunda, los dirigidos por Mike McCarthy recuperaron una patada de despeje propia tras anotar y estar solo 7 puntos por debajo en los últimos dos minutos del encuentro, situación que les devolvía las esperanzas, pero la cuarta pérdida del balón que sufrió la ofensiva fue fulminante.

Ahora, tanto Santos como Panteras llevan 10 triunfos y 4 descalabros, siendo la pelea por la cima de una división más cerrada en toda la liga.

Finalmente, los Bills de Buffalo se niegan a morir y en duelo divisional, vencen 24-16 a los Delfines de Miami. El segundo cuarto fue factor, con dos anotaciones para los locales. Una vez más, el mariscal derrotado fue quien guardó para sus registros el mayor número de yardas: 274 para Jay Cutler, sobre las 224 de Tyrod Taylor.